Itsatsita kartela 1.jpg

Un chico y un chica se conocen en una discoteca y surge la química. Una cosa lleva a la otra, que si sí que si no… y al final es que sí: terminan enrollándose apasionadamente en un baño. ¿A quién no le ha pasado?
Solo que esta historia no acaba como acaban muchas de las historias nocturnas de jóvenes, música y alcohol: nuestros protagonistas se encontrará con un pequeño problema con el que no contaban, los médicos le llaman “penis captivus” y hará que el final de este encuentro apasionado no vaya a ser en un baño sino en la sala de
urgencias de un hospital.
Allí es donde empieza de verdad nuestra historia. El chico y la chica, que estarán literalmente PEGADOS, se verán condenados a entenderse y a conocerse durante esa larga espera en el box de Urgencias. Una espera que será tensa, emocionante y alocadamente cómica pero sobre todo… ¡Musical!